¿CUÁNDO EMPEZAR?. ¿Cuándo un niñ@ tiene que empezar a esquiar?


El esquí es un deporte divertido y familiar, puesto que normalmente se transmite de padres a hijos y cada día tiene más adeptos. La afición al esquí, por lo general, pasa de padres a hijos.

Es un deporte divertido que se suele practicar en familia. Es muy importante a la hora de que los niños se inicien en este deporte que tengan la edad recomendada así como desarrollada su capacidad motora.

Para empezar con la práctica del esquí es necesario considerar algunos consejos:

  • Respetar la edad y la capacidad  del niño.
  • Tener en cuenta su forma física y su estructura física
  • Tener en cuenta sus capacidades psicomotrices
  • Evitar los días de frío intenso
  • La obligatoriedad del uso del casco, protección ocular y protección solar
  • Ropa adecuada para el frio y la nieve
  • Material adaptado a su edad y forma física

Uno de los aspectos más importantes en la iniciación del esquí es el equilibrio. Resulta sorprendente la rapidez con la que los niños aprenden a mantener el equilibrio, les resulta mucho más sencillo que a muchos adultos. Lo más adecuado sería:

DE LOS 2 A LOS 5 AÑOS: PERIODO DE ADAPTACIÓN A LA NIEVE. LA NIEVE = JUEGO

La coordinación motriz en estas edades todavía es muy limitada y no tienen el control necesario para mantenerse en equilibrio. Sin embargo, puede establecer contacto con la nieve, jugando con ella y deslizándose con trineos. El contacto de los niños con la nieve debe hacerse de manera progresiva: pasear con el trineo, jugar en la nieve, guardería en la nieve… Hay que escoger los días adecuados, soleados y sin mucho frío. En estas edades el sistema del equilibrio todavía no está bien desarrollado, ni el sentido de la orientación. Los niños no tienen capacidad de reacción ante las posibles adversidades que el esquí conlleva (por ejemplo, cambios de nieve, falta de visibilidad ), no tienen capacidad para mantener el cuerpo en una determinada posición, los niños pequeños bajan sin cambiar de posición , cargan más las articulaciones, se cansan, entonces lloran en definitiva, lo pasan mal. Por tanto, la actividad debe tener un componente lúdico para que no se convierta en una mala experiencia.

En resumen, antes de los 5 años la iniciación al esquí debe equipararse a un juego.

A PARTIR DE LOS 5- 6 AÑOS:

A esta edad el niño ya debería tener equilibrio y control, sentido de la orientación  y capacidad de mantener una posición por períodos largos de tiempo. Con estas características, ya está capacitado para empezar el aprendizaje del esquí. Desde el punto de vista de la estructura ósea y del desarrollo, es la mejor edad para empezar un aprendizaje del esquí. Los primeros pasos con los esquís sobre la nieve deben hacer siempre junto a una persona experta en la disciplina y en una zona protegida para los principiantes. Se recomienda que no sea el padre/madre el que enseñe sino que sea un profesional de la nieve  y, a poder ser, en grupo. Ya que no sólo se aprende a esquiar sino que además se aprende a respetar a los demás, disciplina, orden, voluntad, esfuerzo, a llevar correctamente todo el equipo, a cuidar el material, etc. Los cursillos de esquí infantiles con monitores especializados suelen ser la mejor opción para que el niño aprenda con total seguridad y garantía. Y, ante todo, el primer requisito para llevar a tu hijo a clases de esquí es que él lo desee; puedes motivarle pero nunca obligarle, tiene que ser un juego y no una imposición.

Es en esta etapa cuando deben entender cuándo pueden correr y cuándo tienen que frenar; a diferenciar los diferentes estados de la nieve (nieve dura, nieve polvo…). Además de practicar deporte, que es muy sano, se trata de un proceso muy positivo para la educación de los niños. Se recomienda que la duración máxima de las clases de esquí en niños de 5 a 8 años sea de unas 3 horas, teniendo especial cuidado en evitar las horas de frío intenso y realizando siempre una parada para hacer un snack, beber una bebida azucarada, (es importante una buena hidratación) y tomar alimentos energéticos (frutos secos, chocolate, barritas de cereales, etc). Recordar también, al igual que los días de clase, la importancia  de un buen desayuno antes de salir de casa.

En definitiva, la edad de iniciación al esquí es un tema controvertido entre los profesionales de la enseñanza de este deporte.

La realización de un pre-calentamiento es un aspecto muy importante que debe inculcarse en el aprendizaje de cualquier deporte. En la práctica del esquí es todavía más importante cuan- do las temperaturas son bajas.

Desde el Cuetu d’Arbas Club se anima a todos los niños a iniciarse en el mundo del esquí: es un deporte divertido que se practica tanto en grupo de amigos como en familia  y nos permite disfrutar de los magníficos paisajes de nuestras montañas en invierno.